Menú

Entérate

Marzo 4, 2019

‘En el fútbol femenino pasan cosas que aterran’


Carolina Rozo, fisioterapeuta de la sub-17 de fútbol femenino, denunció por acoso a Didier Luna.

El fútbol femenino en Colombia está atravesando la peor crisis desde que se practica en el país, hace más de 20 años. La participación de la Selección Colombia femenina en sus categorías juveniles y de mayores ha sido exitosa. Fueron campeonas bolivarianas en 2009, 2013 y 2017. Fueron subcampeonas en la Copa América de mayores en 2010 y 2014. Alcanzaron octavos de final en el mundial de mayores en 2015. Fueron campeonas suramericanas sub-17 en 2008 y subcampeonas sub-20 en 2010.

En el Suramericano Sub-17, jugado el año pasado en San Juan (Argentina), ocuparon el segundo lugar. Pero, ahora, al fútbol femenino lo sacude una tempestad que incluso amenaza su supervivencia. Denuncias que van desde acosos sexuales hasta retaliaciones laborales por no atender requerimientos extradeportivos; quejas sobre viáticos, uniformes y atención estremecen su funcionamiento. Son varias las denunciantes y varios los acusados por las mismas mujeres ante la Fiscalía. Pero, solo una, la fisioterapeuta de la Selección sub-17, Carolina Rozo, se atrevió a denunciar penalmente ante la Fiscalía, al señor Didier Luna, exentrenador de la Selección Colombia sub-17. Carolina revela que en su denuncia adjuntó grabaciones que prueban su acusación. Admite la profesional que el fútbol femenino enfrenta una grave crisis y pide la intervención de todos los entes oficiales para salvarlo. El diálogo con Carolina Rozo para EL TIEMPO se abre con una pregunta sobre un comunicado que expidió Luna.

Él dice que las denuncias realizadas por usted “no tienen fundamento” y anuncia que sus abogados la acusarán por ser “injuriosa” y afectar su buen nombre…

Lo que yo estoy denunciando es la verdad. Él dijo en un comunicado que todo “está afectando a su familia”. A quien me afectó fue a mí; mi salud emocional terminó despedazada, psicológica y físicamente.

¿Pero qué fue concretamente lo que afectó su salud?

Cuando yo regresé de Argentina del Suramericano femenino, en marzo de 2018, caí en un estado de depresión que obligó a hospitalizarme.

¿Qué originó ese estado?

El exceso de presión que yo tuve que soportar de parte del señor Luna y del cuerpo técnico de ese grupo…

¿El cuerpo técnico?

Sí. Después de que no cedí a su acoso decidió actuar contra mí. Pero no lo hacía directamente sino a través de su cuerpo técnico.

¿Cómo es su historia sobre el acoso sexual y la retaliación laboral?

Cuando estuvimos en Bogotá, en los primeros microciclos, en diciembre de 2017 y enero de 2018, él se acercaba a mí con excesivo afecto y con insinuaciones. En enero ya me dijo directamente que quería tener algo conmigo, que fuéramos amigos especiales. Por supuesto que lo rechacé. El señor se molestó ante mi clara negativa y concluyó diciendo: “No le ruego más”. Le respondí que entendiera que yo no estaba buscando pareja.

¿Y por qué no lo denunció entonces? 

Claro que lo hice. Lo denuncié verbalmente ante mi jefe, el director médico, el doctor Carlos Ulloa, cuando terminó ese microciclo. Le conté el acoso sexual que estaba soportando. Él me respondió que no estaba de acuerdo con las acciones del señor Luna y que hablaría con el jefe directo de él, que es Jorge Serna.

¿Y lo hizo?

Supongo que sí porque el señor Luna, en la siguiente concentración, llegó furioso y comenzó la etapa de la retaliación. Yo esperaba, por mi denuncia ante el doctor Ulloa, que la Federación Colombiana de Fútbol tomara decisiones. No pasó nada.

¿Por qué no recurrió usted misma ante la federación?

Porque seguí el conducto regular.

Pero el señor Luna asegura que sus denuncias no tienen ningún fundamento…

Si no lo tuvieran, no estaría la Fiscalía investigando con unas pruebas que adjunté.

¿Qué pruebas?

Hay grabaciones, hay audios.

¿Son grabaciones telefónicas?

Son audios. Grabaciones de conversaciones…

¿Usted ocultó una grabadora?

Cuando este señor insistía en hacerme propuestas, yo ya había empezado a notar el comportamiento de él con las niñas de la Selección; eso para mí fue preocupante, y comencé a reunir pruebas. Para acusarlo, tenía que grabar.

¿Cuál era el comportamiento de él con las chicas de la Selección?

Intentar besarlas. Cogerles la cola; cuando las niñas iban a entrar en licra a las recuperaciones, después de los entrenamientos o de las competencias, hacía lo mismo. Por ejemplo, en Argentina tuvimos un episodio cuando las niñas estaban en la piscina del hotel y él entró a la piscina y a alguna de las niñas le dijo: “Quítese la licra que la quiero ver en ropa interior”.

¿A qué jugadora le pidió eso? 

No puedo decirlo.

¿Por qué razón?

Porque todas esas son pruebas que están en cadena de custodia en la Fiscalía y son, claro, absolutamente reservadas.

El señor Luna dijo en su comunicado que siempre actuó con respeto por las personas que lo rodean, y más con las mujeres…

Eso no es cierto: me acosó a mí y otras niñas. Él tenía una expresión verbal vulgar con la mujer, nos hablaba con ordinariez. Con palabras groseras.

¿De eso no hay pruebas?

Sí. En otras grabaciones enviadas a la Fiscalía.

¿Grabó testimonios con algunas niñas?

Hay muchas niñas que quieren hablar, pero tienen miedo porque las pueden vetar. Y eso les quitaría una ilusión y un sueño. Pero la Fiscalía también está investigando el caso de otra niña. Menor de edad. Pero este caso ya no es con el señor Didier Luna sino con el preparador físico, el señor Sigifredo Alonso. Ella me confesó todo. Yo también a ella.

¿Y de qué fue víctima?

De lo mismo que yo.

¿También es cierto que les cobraban dinero por incluirlas en la alineación?

En mi grupo nunca supe eso. Lo que yo he escuchado es que eso pasó en el grupo de las niñas de Selección de mayores. Pero no lo sé.

¿Piensa usted que todo este mundo del fútbol femenino está funcionando mal?

Sí, sí, totalmente. Están pasado unas cosas que aterran. Por lo que yo viví, por lo que yo supe, por los acosos sexuales, por las venganzas laborales por no ceder, por los uniformes que dan, que son usados… A mí me pasó…

¿Creen que el fútbol femenino tiene salvación?

Claro, es que hay mucho talento, de verdad. Yo fui testigo al ver a las jugadoras. Son extraordinarias. Con gran capacidad, talento y energía. Hay que salvarlo porque está en peligro. Casi todas las cosas funcionan mal. Nadie habla porque da temor. Entonces, yo lo denuncio.

¿Por qué ve el fútbol femenino en peligro?

Por el acoso sexual, por el desquite laboral si se denuncia, por el miedo, por el maltrato, porque a nadie le duele ni nadie lo siente importante, porque nadie atiende las quejas; porque ni la Dimenor, ni la Dimayor ni la federación oyen ni actúan. Porque hay irregularidades con viáticos y uniformes. ¿Por qué tomé la decisión de ir a la Fiscalía? Porque nadie me atendió. El conducto regular no sirve.

La federación conoció mi caso. ¿Sabe quién se puso en contacto conmigo? Nadie.

¿Sabe quién atendió? En la federación, nadie. ¿Sabe quién atendió a Melissa Ortiz o a Isabela Echeverri, que están en Estados Unidos e hicieron tantas denuncias sobre irregularidades? ¡Nadie! El fútbol femenino en Colombia no puede seguir funcionando de esa manera. No puede seguir así. Hasta los presidentes de los clubes nos insultan. ¿Cómo contratan los directivos a los técnicos? ¿Con qué reglamento, qué lineamientos, qué normas siguen?

A pesar de todo esto, ¿al fútbol femenino hay que salvarlo?

Sí. Está en peligro, porque no se toman las medidas que hay que tomar.

¿Qué deberían hacer las directivas del fútbol para salvar el fútbol femenino?

Por lo menos, prestar más atención a las denuncias para corregirlas.

¿A ustedes no las oye nadie?

No, nosotros del cuerpo médico somos asilados. Yo deseo profundamente que el fútbol femenino subsista y se salve. Yo no tengo en este momento aspiraciones en el fútbol. Pero como lo conocí aprendí a quererlo y admirarlo; hay mucho talento; hay que apoyarlo, salvarlo y seguir adelante. Hay un potencial importante en Colombia en fútbol femenino. Hay que evitar el tema del acoso y la presión; si las niñas tienen alguna inconformidad, hay que escucharlas y atenderlas. No se las puede vetar ni bloquear en su formación como deportistas.

¿Cómo debe ser el fútbol femenino?

Fundamentalmente, transparente, que dé oportunidades a tantas niñas que vienen con esfuerzo de tantas ciudades, que esté dirigido por hombres que solo piensen en el deporte, en el fútbol.

En el mundo entero, el fútbol es una organización independiente, los gobiernos no pueden intervenir en el fútbol, pero este caso es extradeportivo.

¿Usted es partidaria de que el Gobierno intervenga por lo que está denunciando?

Sí, sería importante. De hecho, ante los pronunciamientos de la Vicepresidenta, de la Consejera de la Mujer, del Defensor del Pueblo, he visto que el Gobierno comienza a intervenir. Es necesario actuar con urgencia. Al fútbol femenino hay que intervenirlo para salvarlo.

En este momento hay en la Fiscalía dos denuncias penales. Contra el señor Didier Luna y contra el señor Ulloa… ¿Cómo reaccionaron ante la investigación?

No se comunicaron conmigo nunca más.

FUENTE: EL TIEMPO


Más Noticias