Menú

Entérate

Julio 2, 2019

La desigualdad llega hasta la cama: brecha del orgasmo femenino


¿Por qué los hombres gozan más orgasmos que las mujeres? La especialista Fabiola Trejo explica este fenómeno y ofrece talleres para combatirlo

“¿Qué está pasando que por más que nos hablan de sexualidad, por más que las mujeres estamos alcanzando el poder o la libertad en ciertas áreas políticas, económicas, laborales, en casa… en la cama sigue habiendo una desigualdad de orgasmos?”, pregunta Fabiola Trejo, doctora en Psicología Social en la UNAM, Educadora Sexual por Asociación Mexicana para la Salud Sexual AC y Facilitadora Bodysex Certificada.

Así es como ella abre una charla en la que el tema central es “la brecha del orgasmo femenino”. Esta fue organizada por el sitio CoolHunterMx.

Según estudios de la Academia de Investigación Sexual en Estados Unidos, los hombres heterosexuales son más propensos a decir que usualmente tienen orgasmos al ser sexualmente íntimos (95%), seguidos por hombres homosexuales (89%), hombres bisexuales (88%), mujeres lesbianas (86%), mujeres bisexuales (66%), y mujeres heterosexuales (65%).

Es decir, hay una brecha orgásmica de 30% entre hombres y mujeres heterosexuales.

“Existe la brecha de género, la cual es muy conocida en el campo laboral porque históricamente las mujeres han recibido menos sueldo por un trabajo igual o de mayor calidad. En la política se nota en la mayoría de los congresos y puestos directivos de los gobiernos, donde hay más hombres que mujeres; lo cual explica que son ellos quienes están tomando las decisiones de un país, incluso si son problemas que se refieren al derecho al aborto, a la anticoncepción, a la lactancia… no obstante, ninguna de estas definiciones acepta la brecha de orgasmos, claro, es verdad que hay problemas mucho más urgentes, pero este también importa”, expone Fabiola.

“Los hombres están teniendo más orgasmos que las mujeres. Y mientras ellos lo logran casi en la totalidad de sus relaciones sexuales, ellas terminan con un mnehh, ‘bueno, no me vine, pero al menos cogí’”, dice bromista Fabiola. Si a eso se añade que según un estudio hecho por The Journal of Sex Research (2010), la mitad de las mujeres miente al momento de tener orgasmos, se puede entender que existe un problema aún mayor.

“Esta brecha no es estática, se abre y se cierra, pero los porcentajes jamás llegan a ser iguales. Y la amplitud depende mucho de la pareja con que se esté, del nivel educativo, de las condiciones de vida, pero la cifra total siempre, siempre, siempre, es menor que la de los hombres”, añade.

“Cuando se tienen relaciones casuales, la brecha suele ser aún mayor. El 55% de los hombres tienen un orgasmo versus un 4% de las mujeres. En cambio, si cogemos con una pareja fija o frecuente o que amamos, el 85% de los  hombres están teniendo orgasmos, mientras que el 68% de ellas lo logran. Hay un gran diferencia entre 4 y 68%, sin embargo, sigue siendo mucho menor que los hombres”.Fabiola Trejo, doctora en Psicología Social

Un problema cultural

“Es que a las mujeres les cuesta más trabajo”, “las mujeres buscan afecto, no sexo”, “ellas son más místicas y necesitan una conexión emocional”, “sus cuerpos trabajan diferente que los de los hombres”, “necesitan más juego previo”, todas estas creencias podrían ser ciertas, explica Fabiola, pero se han tomado como mentiras porque este panorama ocurre en las relaciones heterosexuales. En las relaciones lésbicas, el índice de orgasmos no es diferente (es de un 86% según Archives of Sexual Behaviour), tampoco ocurre cuando las mujeres se masturban.

Para las mexicanas heterosexuales entre 25 y 35 años, “placer sexual” significa complacer al hombre, asegura Fabiola. “Algo que comprueba esto es porque al preguntarle a los hombres hetero si tuvieron una relación sexual placentera, su respuesta afirmativa se toma con base en si eyacularon, dejando de lado si la mujer la pasó bien o no, si llegó al orgasmo o no”.

Y no es que las mujeres conozcan mejor su cuerpo o sean más complicadas que los hombres”, asegura la experta, “el factor común, el que hace distinto el porcentaje de orgasmos entre lesbianas, masturbación y relaciones heterosexuales es: el hombre. Y a eso es a lo que se le conoce como la brecha del orgasmo, lo cual no refiere a algo fisiológico, sino a un factor social y cultural.Fabiola Trejo, educadora sexual

En sus investigaciones, Fabiola ha descubierto que las mujeres han aprendido a fingir orgasmos para retener a la pareja, para no sentirse mal cuando los hombres les dicen que todas las mujeres que han tenido llegan al orgasmo, para no pensar que son raras o que su cuerpo no funciona…

“La principal razón por la que las mujeres fingen el orgasmo es por como se entiende el término ‘tener sexo’, donde todo se remite al coito, por la penetración. Por años se ha entendido la relación sexual como el momento en que el pene erecto entra a la vagina y se acaba cuando el hombre eyacula, todo lo demás es juego previo, fajejugueteto, ¿el sexo oral no cuenta? Es decir, todo está en un panorama falocentrista”.

Los encuentros sexuales no se miden si no hay coito, reconoce la especialista sexual. “El 68% de las mujeres dice que el sexo oral sí es sexo, el 34% de los hombres dicen que no cuenta. Por lo regular, si el hombre tuvo una erección y eyaculó, se considera sexo, si no, no. Por otro lado, si la mujer tuvo o no un orgasmo, igual se considera que hubo una relación sexual”.

Como explica la doctora ante el público al que imparte la charla, el simple hecho de llamar “juego previo” o “antesala” a toda esa excitación para que la mujer pueda tener un orgasmo hace que la “atracción principal” se centre en el placer masculino y, por lo mismo, se minimice el de la mujer. La solución, resuelve la psicóloga, es comenzar a llamar a todo esto como relación sexual.

Una factor más que ha formado la brecha del orgasmo es la educación, pues mientras a las mujeres las informan sobre la menstruación y evitar embarazos adolescentes o enfermedades de transmisión sexual, al hombre se le educa en torno a la buena erección y al placer.

En busca de reducir la brecha

Falta que las mujeres hablen de los orgasmos tanto entre ellas como con su pareja; se debe comunicar cuando no se tienen, de lo que hace falta para tenerlos.

De acuerdo con el Journal of Sex & Marital Theraphy (2017), solo un 18% de las mujeres logra tener un orgasmo durante el coito, el resto, un 82% requiere estimulación clitoriana. Esta es la principal razón por la que es primordial no centrar las relaciones sexuales en la penetración. El ideal de una relación sexual igualitaria es donde esa brecha orgásmica ya no exista, donde ambos miembros de la pareja tengan derecho al placer y la satisfacción.

Necesitamos observar nuestro cuerpo, descubrir los puntos de placer, tomar decisiones sobre nuestro cuerpo y comunicar lo que queremos con nuestras parejas. La masturbación es una vía para lograrlo, para construir un mapa del placer que pueda ayudar a explorar y así conocer las necesidades y satisfaccionesFabiola Trejo, educadora sexual

Fabiola Trejo, además de estudiar el tema de la brecha del orgasmo entre hombres y mujeres, da cursos y charlas sobre ello. La intención es informar a las mujeres sobre cómo pueden lograr más y mejores relaciones sexuales con sus parejas, sentirse más seguras.

Entre los eventos que organiza está un taller/retiro de masturbación llamado Bodysex. El próximo será del 19 al 21 de octubre. Además, cada mes tiene una sesión de Círculo de mujeres, el miércoles 5 de septiembre abordarán el tema de la sororidad o ayuda solidaria entre personas. El miércoles 19 de septiembre dará una charla titulada “Viva la vulva: autocoñocimiento”.

El jueves 20 de septiembre iniciará el Círculo de autoconciencia sexual: Masturbación, placer y orgasmos para mujeres (6 sesiones), y el miércoles 26 de septiembre empieza el Círculo de autoconciencia sexual: Placer y orgasmos compartidos (6 sesiones).

FUENTE: https://www.mexico.com


Más Noticias