Menú

Entérate

Febrero 12, 2019

Futbolista argentina, reconocida por luchar por garantías laborales para las mujeres, fue amenazada de muerte


Macarena Sánchez fue despedida injustamente del club en el que jugaba y el pasado fin de semana recibió un panfleto escalofriante. “Hay mucha gente enojada por tus denuncias”, se lee en el mensaje.

La profesionalización del fútbol femenino en Argentina se convirtió en un asunto de vida o muerte para Macarena Sánchez. La ex jugadora del Club Deportivo UAI Urquiza, reconocida por sus demandas ante la Asociación de fútbol argentino (AFA) y la justicia ordinaria para que al deporte practicado por mujeres tenga garantías laborales, recibió en una amenazada que prendió las alarmas en ese país.

Su historia arranca en los primeros días de enero, cuando fue despedida repentinamente del equipo que disputa el torneo de primera división. Al parecer, sus constantes reclamos molestaron a los directivos del cuadro que representaba. La medida para acallar su lucha por “un fútbol feminista, disidente y profesional”, como ella dice, tuvo alto impacto en redes sociales.

En un comunicado de prensa escrito por las abogadas de la futbolista nacida en Santa Fe, expresan que “el Club Deportivo UAI Urquiza utiliza diversos mecanismos fraudulentos que operan como pantalla para encubrir el vínculo laboral que se establece con la jugadora reclamante, modalidad que se extiende hacia el resto del plantel profesional en general”.

Desde el 5 de enero Macarena se encuentra maniatada, pues tampoco puede fichar por otro equipo porque se encuentra inscrita en UAI Urquiza. Recién a mediados de 2019, cuando se abra el libro de pases, podrá buscar un nuevo destino. Mientras se resuelve su situación, ella continúa mostrando la cara más cruda del fútbol gaucho, entrena por su cuenta y estudia trabajo social.

La amenaza que pretende sabotear su campaña a favor de la equidad de género la soprendió el pasado fin de semana. “Maca, hay muchas personas enojadas por tus denuncias. Hay bastante dinero por tu cabeza… Vas a morir muy pronto”, se lee en el panfleto que llegó a su celular.

La futbolista señaló la cuenta de @PuchadeMachi como responsable de la intimidación. En su Twitter escribió: “Hace 20 años que juego al fútbol. Siempre viví exclusión y discriminación. Desde que inicié la denuncia de público conocimiento no paro de recibir mensajes con insultos y agravios, pero todo tiene un límite”.

Anoche, el Club Deportivo UAI Urquiza condenó esta forma de violencia. “El rechazo a cualquier método o actitud intimidatoria es norma de nuestra institución y en particular, hoy más que nunca, es imprescindible el repudio a todo hecho o manifestación de violencia que hubiera ocurrido contra su persona y su integridad”, afirmó Ricardo Pinela, el vicepresidente 1° del club, en una carta.

A la espera de que la justicia se pronuncie, Macarena continuará su lucha en los tribunales para que ella y sus colegas sean tratadas como cualquier futbolista profesional en una nación reconocida por formar futbolistas como Lionel Messi y Diego Armando Maradona.

FUENTE: EL ESPECTADOR


Más Noticias