Menú

Entérate

Junio 21, 2019

Sí fue una violación: elevan a 15 años de prisión la condena contra miembros de “La Manada”


El Tribunal Supremo español anuló las sentencias en instancias inferiores que condenaron en 2018 a los cinco hombres a 9 años de prisión por abuso sexual y no por violación

El Tribunal Supremo español condenó este viernes a 15 años de cárcel por violación a los integrantes de “La Manada”, cinco hombres que abusaron en grupo de una joven y se grabaron para alardear, un caso que desató masivas protestas en España. El máximo tribunal elevó la pena que los cinco hombres recibieron en primera instancia en 2018, cuando fueron condenados a 9 años de prisión por abuso sexual y no por violación. Esa pena, considerada benévola, y la puesta en libertad provisional de los acusados generó una gran movilización feminista en el país.

En su fallo, el Supremo indicó que aceptó los recursos de casación de las acusaciones, que pedían retener el delito de violación por haber existido intimidación, y rechazó el de la defensa de los acusados, que pedía la absolución alegando consentimiento de la víctima, en esa época de 18 años.

Así, condenó a los cinco miembros de “La Manada”, como se hacían llamar en un grupo de WhatsApp donde se jactaron de sus acciones, por el “delito continuado de violación” con agravantes, condenándolos a 15 años de prisión. Además, les prohibió acercarse durante 20 años a la víctima e indemnizarla con 100.000 euros (unos 113.000 dólares).

Uno de los acusados fue condenado a 2 años de prisión adicionales por haberle robado el teléfono móvil a la joven. En 2018, la condena en primera instancia a los cinco hombres solo por abuso sexual y no violación, y luego su puesta en libertad provisional, desataron enormes protestas en España, e incluso en el extranjero, como ocurrió en Chile.

Epílogo judicial para “La Manada”, un caso que conmocionó a España

Los cinco miembros de “La Manada”, como se hacían llamar en un grupo de WhatsApp donde se jactaron de sus acciones, son acusados de abusar sexualmente en grupo de la joven de entonces 18 años en julio de 2016 en Pamplona (norte), en plenas fiestas de San Fermín.

Menos de un cuarto de hora después de encontrarla borracha, le hicieron practicarles felaciones y la penetraron sin preservativos en la entrada de un edificio, tras lo cual le robaron el teléfono móvil y la dejaron semidesnuda.

Luego compartieron las imágenes grabadas por WhatsApp, una prueba utilizada en su contra en el juicio pero también contra la víctima, que debió justificar su aparente pasividad.

En 2018, la condena en primera instancia a los cinco hombres solo por abuso sexual y no violación, y luego su puesta en libertad provisional, desataron enormes protestas.

“Sometimiento, no consentimiento” 

“Los hechos son constitutivos del delito de violación” y existió “fuerza intimidatoria suficiente”, aseguró en la audiencia la fiscal Isabel Rodríguez, solicitando aumentar la pena a 18 años de cárcel para cada uno de los acusados, y dos años adicionales para el que robó el celular.

Según la fiscal, la víctima sintió “estupor” y miedo cuando fue rodeada por “cinco varones adultos y de fuerte complexión física” de entre 24 y 27 años, por lo que “adoptó una actitud de sometimiento, no de consentimiento”. “No se puede exigir a las víctimas actitudes peligrosamente heroicas”, según la jurisprudencia del Supremo, agregó Rodríguez.

Pero el abogado de la defensa, Agustín Martínez, solicitó la absolución de los acusados, a quienes presentó como “inocentes”, afirmando que la joven “había decidido tener relaciones” con ellos. A su juicio, nunca hubo señales de que ella no consintiera, ya que no protestó, gritó ni se resistió. “Nada”, subrayó el abogado.

Sus clientes, continuó, carecieron de “un juicio justo” porque “la sociedad dictó sentencia” con las protestas. “‘No es no‘ se ha convertido en eslogan” de las movilizaciones feministas, pero “para que sea no, hay que decir ‘no‘” explícitamente, agregó. El gobierno socialista ha mostrado su voluntad de reformar el Código Penal para introducir la idea de consentimiento explícito, a semejanza de Suecia, donde todo acto sexual sin asentimiento claro es considerado una violación.

Ni la víctima, que ha evitado aparecer en público, ni los cinco acusados, dos de ellos exmilitares, acudieron a la audiencia.

“Yo sí te creo” 

En abril de 2018, los cinco acusados fueron condenados a nueve años de cárcel por abuso sexual, pero la calificación de violación fue descartada por los jueces al no ver ni intimidación ni violencia.

Pese al voto contrario de dos de los cinco jueces, favorables a una condena por violación, el tribunal de segunda instancia concluyó que no hubo violencia y que era muy difícil determinar la intimidación.

En toda España, multitudes de adolescentes participaron en una serie de manifestaciones bajo el lema “Yo sí te creo”, en apoyo a la víctima. Fuera del país el caso generó nutridas movilizaciones feministas en Chile. En España, las denuncias por violación van en aumento: en 2018 se registraron 1.702, un 22,7% más que un año antes, según el gobierno.

Con información de AFP

FUENTE: SEMANA


Más Noticias