Menú

Entérate

Junio 20, 2019

10 razones por las que una mujer permanece en relación violenta


“Él me prometió que cambiaría. Sin embargo, continua golpeándome”. Quizás esta frase  sea reconocida por muchos, como parte del circulo de la violencia intrafamiliar, en la que el hombre agrede verbal y físicamente, luego se arrepiente, promete que cambiará y la mujer tiene la esperanza que lo hará, pero pocas veces sucede.

“Las mujeres golpeadas se quedan porque les gusta”  es solo un mito, totalmente falso, y así lo explica  la psicóloga Patricia Tejeda, quien dice que  a ningún ser humano le gusta sentirse ultrajado  u  humillado con golpes que atenten contra su vida.

“Existen muchos elementos por los cuales una mujer decide permanecer en una relación a pesar de la violencia. Muchos pensarían que no puede haber una razón tan poderosa que la esclavice  a una relación dañina. Sin embargo, es un error”, afirma la doctora quien labora en el Ministerio de la Mujer y que nos citó diez razones que explican este tipo de decisiones:

  1.  La esperanza. La creencia de que  algún día el agresor cambiará lleva a muchas  mujeres maltratadas por su pareja a perdonar  y creer en su conyugue. La doctora explica que el perdón se otorga con esperanza en que el episodio de violencia no se repetirá.
  2.  Poca autoestima. Cuando el estima propio de una mujer es más bajo de lo normal, sus pensamientos son encaminados al fracaso, con temores que harán que permanezca en una relación violentada. En muchas ocasiones piensan en salir pero luego, agresiones verbales en las cuales su pareja les dice que son inferiores, provocan que esos planes de salida den marcha atrás.
  3.  La dependencia económica. Cuando la mujer está atada económicamente al hombre, y no tiene una persona de confianza o un familiar que las ayude, suele permanecer en una relación de violencia. A esto se suma la falta de preparación educativa y que  algunas no tienen  un trabajo que les permita sostener a sus hijos en caso de desligarse de su pareja.
  4. El miedo al que dirán.Son muchas las mujeres que continúan en una relación de  violencia porque tienen mucho tiempo casadas con ese hombre  y temen  que dirán sus familias, vecinos y amigos si se separan. Esto también incide en el silencio y el miedo a  denunciarlo ante las autoridades. También está el factor de la  vergüenza.
  5. Desconocimiento de sus derechos. La doctora Tejeda reconoce que es una pena  que en  pleno siglo 21 existan muchas mujeres que desconozcan sus propios derechos frente a los hombres y que se dejen pisotear por estos. Indica que  por este desconocimiento cuando están en una relación de violencia  piensan que nadie  las puede ayudar, desconociendo incluso  que  existen muchas instituciones que protegen a la mujer en caso de abuso intrafamiliar.
  6. Los hijos.Los hijos son unas de las principales causas por la que la mujer decide quedarse en una relación de violencia, ya que se esfuerzan en preservar  la unión de su familia para que sus hijos se críen junto a su padre.
  7. Presión psicológica. ¨Si me dejas te juro que me mato”,   es solo una muestra de las amenazas verbales que reciben las mujeres bajo abusos intrafamiliares que retrasa el avance de estas hacia la puerta de salida de una relación dañina.La doctora explica que algunas manifiestan tristeza y creen que sus parejas se suicidarán si hay una separación, pero que solo es una presión psicológica que ejerce el hombre sobre la mujer para no ser abandonados Como consecuencia, la mujer puede experimentar depresión, miedo, ansiedad, aislamiento, pasividad, tristeza, sentimientos de culpa, baja autoestima, trastornos del sueño, presión alta, gastritis, agresividad, impotencia e inseguridad.
  8. Inseguridad. El miedo es  una causa que identifica la mujer abusada. Teme por su vida y por la de sus hijos y demás familiares.
  9. Apego emocional.Una mujer se ata emocionalmente al hombre cuando piensa que no encontrará otro mejor o que no es suficientemente mujer para emprender una nueva vida con otra pareja.
  10. Creencias religiosas. Algunas mujeres no rompen el lazo con el hombre agresor por que creen que Dios es el responsable de colocarlas en ese punto y solo el puede sacarlas de esa situación.  Muchas siguen una religión, se casaron por la iglesia, se topan con el maltrato por parte del hombre que juro amarla y respetarla para toda la vida y no encuentran una salida a esa situación. Entonces se resignan a esperar que Dios cambie su situación.

Pero hay que romper estas 10 ataduras ya que una mujer  que no no salga de una relación de violencia puede perder la vida y vivir es una razón muy poderosa para romper este ciclo.

Recomendaciones. En este sentido, Tejeda recomienda que en primer instancia  que la mujer recurra a recibir ayuda psicológica, consejos que la hagan recuperar su autoestima, luego que la mujer se refugie en un lugar donde el hombre no pueda encontrarla. En este orden explica que el Ministerio de la Mujer cuenta con casas de acogidas que les permiten  refugiarse  de sus agresores junto a sus hijos, en caso de tenerlos.

Por ultimo la mujer necesita aprender un oficio o trabajo que le permita sostenerse económicamente aparte  de distraerse mentalmente para olvidar los daños sufridos y comenzar nueva vez la vida digna que se merece.


Más Noticias