Menú

Entérate

Mayo 7, 2019

Denuncian que mujer sordomuda fue abusada en retén militar en Arauca


La denuncia ya fue puesta en la Fiscalía. Este viernes, plantón en Tame para exigir justicia.

En un centro médico de Tame, en Arauca, permanece recluida desde la noche de este miércoles una mujer de 32 años, quien denunció ante las autoridades que fue agredida sexualmente por un militar, con el agravante de que la víctima es sordomuda.

El personero de Tame, Juan Carlos Villate Camargo, le dijo a EL TIEMPO que la familia de la mujer se comunicó con él este miércoles en horas de la noche para denunciar los hechos.

“En la entrevista ante la Fiscalía la señora hizo saber -a través de un intérprete- que ayer (miércoles), sobre las  5 de la tarde, al terminar las labores de campo junto a su esposo y su hija de 14 años, fue agredida sexualmente por un soldado que estaba en un retén militar, instalado a la entrada de  Puerto Jordán, un corregimiento de Tame”, cuenta el personero de Tame, quien la acompañó durante la instauración de la denuncia ante un delegado de Fiscalía.

Según el personero, la víctima en su denuncia explicó que se había quedado sola sobre la carretera porque su esposo y su hija se devolvieron para la finca en la que trabajan para recoger algo que se les había olvidado.

“La señora manifestó en la entrevista que el uniformado la llevó a un espacio boscoso, como a 15 metros de donde estaban los soldados, y la accedió. Nosotros creemos que los demás soldados tuvieron que haberse dado cuenta por lo cerca que estaban, pero eso ya lo establecerá la Fiscalía“, afirma Villate Camargo.

El Personero estuvo en el lugar de los hechos verificando la situación y hablando con los pobladores que, según el funcionario, están indignados por la situación.

El uniformado la llevó a un espacio boscoso, como a 15 metros de donde estaban los soldados, y la accedió

El retén militar, ubicado en el puente que da ingreso a Puerto Jordán, está compuesto por 10 o 15 militares adscritos al Batallón Energético y Vial No 16.

“La señora cometió un error entendible, no le dijo nada al esposo y se bañó. Pero después reaccionó y decidieron denunciar. Ellos van hasta el lugar del retén, y ella señala al soldado que abusó de ella. Yo le transferí de inmediato al coronel que está a cargo del Batallón, quien fue hasta el lugar esa misma noche y separó del grupo al involucrado”, dijo el Personero.

La mujer, quien es venezolana, pero que lleva muchos años viviendo en Colombia, está en el proceso de valoración médica y psicológica, de la evaluación de Medicina Legal. “Por fortuna las prendas que ella tenía puestas fueron bien embaladas y están bajo custodia de la Fiscalía“, puntualizó Villate.

El Personero señaló que este viernes, 3 de abril, cerca de 1.500 personas saldrán a marchar sobre las ocho de la mañana para exigir claridad en los hechos y pedir las sanciones a las que haya lugar.

¿Qué responde el Ejército?

La Fuerza de Tarea Quirón,  unidad a la que pertenece el uniformado sindicado del abuso sexual, dijo en un comunicado: “La Unidad Militar se puso al tanto de la situación para conocer detalles de las dos partes, brindando atención prioritaria a quienes interpusieron la queja y realizando la verificación individual al pelotón que se encontraba en la zona, con el objetivo esclarecer los hechos y tomar las acciones legales que tengan lugar. A la vez, se puso a disposición de las autoridades competentes todos los medios necesarios para sus respectivas labores de investigación”.

En el mismo comunicado afirma que acciones como la del uniformado sindicado “no están acordes con los preceptos de honor de los militares”.

En el 2010, Colombia se estremeció con los asesinatos de tres hermanitos de 14, 9 y 7 años, cometidos por el entonces subteniente del Ejército Raúl Muñoz Linares, quien abusó sexualmente de la niña de 14 años y la mató a ella y a sus hermanos en un intento por ocultar la agresión sexual.

El múltiple crimen se registró en Caño Limón, una vereda de Tame, y aunque Muñoz fue sentenciado a 60 años de cárcel, sus pobladores no olvidan el atroz hecho.

FUENTE: EL TIEMPO


Más Noticias