Menú

Entérate

Abril 26, 2019

Sam Keer, la volante australiana que está llenando de hinchas el fútbol femenino


En busca de la ‘Generación de Oro’ definitiva, Australia prepara el futuro de su selección femenina de fútbol, las populares ‘Matildas’, sobre todo pensando su su candidatura para ser sede del Mundial en 2023.

Un título o un gran resultado este año en el Mundial de Francia (7 junio-7 julio) serviría de impulso perfecto a esos planes, como gran gancho popular que desate la fiebre por el ‘soccer’ en el país de los canguros.

Las ‘Matildas’ cuentan como pieza importante de sus planes con su capitana Sam Kerr, una jugadora emblemática capaz de atraer a jóvenes a este deporte.

Kerr, que ha estado ya dos veces en la ‘short list’ del premio FIFA a mejor jugadora del año, es a sus 25 años la máxima anotadora de la historia de los campeonatos australiano (W League) y estadounidense (National Women’s Soccer League, NWSL).

Con la selección australiana ganó el pasado mes la Copa de las Naciones, un torneo amistoso de preparación para el Mundial. Una nueva confirmación de que habrá que contar con Australia este año en Francia-2019.

Australia, sexto país en el ránking FIFA femenino, empezará en su grupo de la primera fase contra Brasil (10º), Italia (15º) y Jamaica (53º).

Es la teórica favorita del grupo C, con permiso de las brasileñas, con la misión de colocar a Australia en el mapa del fútbol.

Pese a la feroz competencia del rugby a XIII y a XV, y a que el football australiano (llamado ‘footy’ o ‘Aussie rules’) y el cricket le disputan también la exposición mediática, el fútbol se ha convertido en el primer deporte en clubes de Australia, con más de un millón de practicantes, la mitad de ellos niños, según datos del Ministerio de Deportes en 2016.

 Desde pequeñas

La Federación Australiana de Fútbol (FFA) espera aprovechar ese fenómeno para encontrar a la próxima Sam Kerr.

Es la teórica favorita del grupo C, con permiso de las brasileñas, con la misión de colocar a Australia en el mapa del fútbol.

Pese a la feroz competencia del rugby a XIII y a XV, y a que el football australiano (llamado ‘footy’ o ‘Aussie rules’) y el cricket le disputan también la exposición mediática, el fútbol se ha convertido en el primer deporte en clubes de Australia, con más de un millón de practicantes, la mitad de ellos niños, según datos del Ministerio de Deportes en 2016.

 Desde pequeñas

La Federación Australiana de Fútbol (FFA) espera aprovechar ese fenómeno para encontrar a la próxima Sam Kerr.

En caso de conseguir la sede de ese torneo, el número de mujeres con licencia en un club de fútbol podría doblarse y alcanzar la barrera de las 270.000.

“Debemos asegurarnos de que las jóvenes de 15 a 20 años que son talentosas puedan formar parte de las Matildas”, explicó el director general de la FFA, David Gallop, a la cadena nacional ABC.

“Como la temporada de la W League es bastante corta, necesitábamos un programa que permitiera un entrenamiento intenso, para que esas chicas pudieran formar parte de las Matildas cuando llegue el momento”, explicó.

Durante una sesión de entrenamiento de pretemporada de las jugadoras Sub-14 en el Moorebank Sports Soccer Club de Sídney, la AFP pudo hablar con algunas de esas futbolistas en potencia.

Una de ellas, Jessica Eagle, que también juega al ‘Aussie Rules’ y al voleibol, sueña con una carrera como futbolista profesional: “Creo que eligiría el fútbol porque sería una experiencia irrepetible”, dice, en alusión a jugar un Mundial FIFA.

“Es genial si te ofrecen la posibilidad de jugar al más alto nivel. Aprovecharía esa ocasión”, insiste.

Según su entrenador, Sash Lazarevski, “ahora hay más oportunidades para las mujeres en el deporte”.

“El entrenamiento está más estructurado (…) Ya no hay diferencia entre los chicos y las chicas”, afirma.

Las ‘Matildas’, tres veces cuartofinalistas del Mundial, tienen un ejemplo a seguir, el de la selección masculina del Mundial de Alemania-2006. Aquella generación con Tim Cahill, Harry Kewell y Mark Viduka, que llegó hasta octavos de final del torneo, potenció la ‘futbolmanía’ en el país.

FUENTE: EL ESPECTADOR


Más Noticias