Menú

Entérate

Abril 11, 2019

Sancionan con 45 días de cárcel a militar en Paraguay que pidió permiso para amamantar


A la teniente Carmen Quinteros se le convirtió en pesadilla su maternidad. Una solicitud a sus superiores para poder alimentar a su bebé terminó privándola de la libertad.

Foto tomada del portal ‘hoy.com.py’

45 días de prisión. La teniente Carmen Quinteros Giménez nunca se imaginó que tendrá que pagar con su libertad una pena disciplinaria. Su falta fue pedir condiciones  para lactar a su hijo que hoy tiene tres años.

Sus demandas, que iniciaron en 2017 e incluyen cambios de horarios y salas para mamás, fueron interpretadas como un desafío a las reglas militares. A sus superiores poco les importó que Quinteros esté protegida por la Constitución paraguaya, por una ley que vela por la maternidad en ese país y por la Convención sobre los Derechos del Niño.

Lo que más molestó a las Fuerzas Militares fue la guardia de 24 horas que cada tres días deben cumplir los miembros de la fuerza pública. La teniente Quinteros pidió dejar de hacerla porque su hijo depende de su leche materna. Su requerimiento fue rechazado, situación que la obligó a recurrir a la justicia ordinaria.

 

Para cuando un juez ordenó que se le respeten las condiciones para alimentar a su bebé,  había sido trasladada a una unidad militar donde las guardias pueden durar hasta 32 horas. En este punto su solicitud se convirtió en una especie de ‘reality’ de televisión, en donde los comandantes negaron acusaciones de machismo y discriminación. Para defenderse, la denunciaron por injuria y calumnia, y presentaron el caso a la justicia militar, que finalmente les dio la razón: Carmen Quinteros debe pagar 45 días de prisión por ir en contra la disciplina castrense.

La condena, que movilizó a grupos feministas y a partidos políticos, vio una segunda luz en la Corte Suprema de Justicia, que, en vez de defender el derecho de una mamá a alimentar, ratificó la sanción impuesta.

“Los comandantes tenían la facultad de conceder esos permisos. Ninguno accedió. Pero el niño no deja de ser niño porque su mamá sea militar”, explicó Monaliza Muñoz, la fiscal del caso. “Es un derecho del niño, no solo de la madre, porque puede afectar a su salud. Ella no ha violado ningún reglamento, ha cumplido con todos los servicios, solo se trataba de adecuar su jornada laboral”.

El presidente Mario Abdo Benítez habló de lo sucedido. Al ser consultado por periodistas, se limitó a decir que no puede ir contra la ley. “Hicimos las averiguaciones para saber cómo está el caso, pero los asesores jurídicos de la Presidencia me dicen que no está en nuestra atribución”, sostuvo.

Mientras Carmen Quinteros lleva su situación a la justicia internacional, cumplirá los 45 días de prisión en su casa.

FUENTE: SEMANA


Más Noticias