Menú

Entérate

Diciembre 31, 2018

Seis cosas que aprendimos de la resistencia de las mujeres en 2018


2018 fue el año de la resistencia de las mujeres. Desde el lanzamiento del #TimesUp Legal Defense Fund para hacer frente al acoso sexual en los lugares de trabajo en todo el país, hasta el Premio Nobel de la Paz que ganaron quienes trabajan para poner fin al uso de la violencia sexual como arma de guerra, este año se trató de defender los derechos de las mujeres. Mujeres y activistas por la igualdad de género de todo el mundo están usando sus voces para llamar la atención sobre la desigualdad y alentar a las comunidades para un futuro mejor para todas y todos.

Cuando el 2018 llega a su fin, repasamos las historias de algunas de las mujeres que se levantaron contra la injusticia, desafiaron los estereotipos y nos inspiraron a todos.

No dejes a nadie atrás

Nidhi Goyal, feminista y activista por los derechos de los discapacitados en la sede de ONU Mujeres en Nueva York. Foto: ONU Mujeres / Susan Markisz

Nidhi Goyal. Foto: ONU Mujeres / Ryan Brown

Nidhi Goyal es una feminista de la India que trabaja en los derechos de los discapacitados y la igualdad de género. Como investigadora, escritora, formadora, comediante y defensora, trabaja para crear conciencia sobre la intersección del movimiento por los derechos de los discapacitados y el movimiento de mujeres.

“Para mí, la verdadera victoria será cuando tenga que dejar de justificar que las mujeres con discapacidad pertenecen a ambos movimientos. Ahí es cuando sabemos que las grietas se llenarán. Cuando no tengo que justificar que diferentes grupos tienen que comprometerse con mujeres con discapacidad. Necesitamos comenzar a abrir esos espacios y diálogos ”, dice Nidhi. “Necesitamos comenzar con la premisa de que estos espacios pertenecen a todos”.

Asuntos de tutoría

Pureza Soinato Oiyie Masai, niña y activista anti-MGF, Kenia. Foto: ONU Mujeres / Ryan Brown

Pureza Soinato Oiyie. Foto: ONU Mujeres / Ryan Brown

Pureza Soinato Oiyie, de Kenia, escapó de la mutilación genital femenina (MGF) y del matrimonio infantil cuando ella tenía solo 10 años. Hoy, ella sueña con comenzar una escuela para niñas  en su comunidad Maasai. Pero incluso ahora, Purity está haciendo una diferencia en las vidas de las niñas de su comunidad al hablar en contra de la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil.

Al visitar escuelas en comunidades rurales y hablar con niñas y niños pequeños sobre su propia experiencia y los efectos negativos de la MGF, Pureza no solo ayuda a erradicar la práctica, sino que le muestra a las niñas la posibilidad de un futuro diferente.

“Se sorprenden al ver a una niña educada masai”, dice ella. “Hoy mi padre está muy orgulloso de mí. ¡Les está diciendo a todos que he venido a Nueva York! ¡Ahora todos los padres de mi comunidad que no querían que sus niñas fueran a la escuela, les dicen que terminen la escuela, como Purity!

Apoyar a los sobrevivientes

Marija Andjelkovic Directora y fundadora de la ONG serbia ASTRA-Anti-traffic traffic, Serbia, beneficiaria del Fondo Fiduciario de la ONU para poner fin a la violencia contra las mujeres. Foto: ONU Mujeres / Ryan Brown

Marija Andjelkovik. Foto: ONU Mujeres / Ryan Brown

Marija Andjelkovik fue una de las primeras activistas en plantear el tema de la trata de personas en la región de los Balcanes. Su experiencia trabajando en la prevención del tráfico la inspiró a crear una organización no gubernamental, ASTRA-Anti-traffic traffic, brindar apoyo y servicios a los sobrevivientes del tráfico y abogar por el apoyo y las mejoras de políticas del gobierno y otros proveedores de servicios.

“He estado trabajando en este tema durante 18 años”, dice Marija . “Continúo, porque no puedo decirle a una víctima que mi proyecto está terminado y que los fondos están terminados, por lo que no pueden acudir a un abogado o un médico. Quiero un sistema sostenible implementado, apoyado por el Gobierno, para que las víctimas de la trata no necesiten a Marija o ASTRA “.

Persistir ante todos los obstáculos.

Demesia Yat. Foto: ONU Mujeres / Ryan Brown

Demesia Yat. Foto: ONU Mujeres / Ryan Brown

A las abuelas de Sepur Zarco les tomó más de 30 años recibir justicia por la violación sistemática y la esclavitud por parte de los militares que soportaron durante el conflicto armado interno de Guatemala. Conocidas popularmente como las abuelas , las 15 mujeres sobrevivientes llevaron su caso al tribunal más alto de Guatemala en 2011. La corte condenó a dos ex militares de crímenes contra la humanidad por cargos de violación, asesinato y esclavitud, y otorgó 18 medidas de reparación a las mujeres. Sobrevivientes y sus comunidades. Esta fue la primera vez en la historia que un tribunal nacional procesó la esclavitud sexual durante un conflicto utilizando la legislación nacional y el derecho penal internacional.

Y ahora, las abuelas , incluida Demesia Yat, siguen utilizando sus voces para pedir justicia para sus comunidades , incluida la educación para los niños de su comunidad, el acceso a la tierra, una clínica de atención de la salud y medidas para acabar con la pobreza extrema. Su comunidad ha perdurado a través de generaciones.

“Nuestro esfuerzo, primero como mujeres, y segundo como abuelas, es muy importante. Es cierto que tenemos justicia. Ahora estamos pidiendo educación para nuestros hijos y nietos para que los jóvenes de la comunidad tengan oportunidades y no sean como sus mayores que no pudieron estudiar ”, dice Demesia. “Nuestros reclamos están con el gobierno. Esperamos muchos años por justicia, ahora tenemos que esperar reparaciones “.

La solidaridad cambia vidas

Noor Nahar. Foto: ONU Mujeres / Allison Joyce

Nur Nahar. ONU Mujeres / Allison Joyce

En el improvisado campamento de Rohingya en Balukhali, Cox’s Bazar, es común escuchar historias de hogares quemados y niños desaparecidos. Las mujeres rohingya cuentan historias de sus esposos asesinados y sus violaciones, de perder la esperanza en la humanidad.

“Al ser refugiada, conozco las luchas que enfrentan otras mujeres rohingya en los campamentos”, dice Nur Nahar , mentora en un Centro de Mujeres de Uso Múltiple dentro del campamento. Nur, que ahora tiene 35 años, llegó a Bangladesh cuando tenía solo 7 años, y ahora trabaja para ayudar a las mujeres y niñas que llegan al campamento.

“Vengo al Centro de Mujeres de Propósitos Múltiples cuatro días en una semana y enseño adaptación a las mujeres que son nuevas. Desde que estoy aquí desde hace mucho tiempo, soy parte del Grupo de Apoyo a las Mujeres y proporciono información a otras mujeres refugiadas, las remito a los servicios apropiados y les hablo. Las mujeres necesitan apoyo mutuo para hacer frente a esta crisis “.

Escucha a la siguiente generación

Salma Belhassine. Foto: ONU Mujeres / Ryan Brown

Salma Belhassine. Foto: ONU Mujeres / Ryan Brown

“Sería un mundo mejor si las mujeres y las niñas se sintieran seguras en los espacios públicos. Las mujeres serían más activas, más productivas “, dice Salma Belhassine, una activista de 21 años de Túnez.

Salma y sus colaboradores están trabajando en una aplicación móvil llamada SafeNes, para aumentar la conciencia sobre el acoso sexual y ayudar a poner fin al acoso de las mujeres en los espacios públicos. A través de SafeNes, los usuarios podrán denunciar el acoso sexual, conectarse fácilmente con organizaciones no gubernamentales si necesitan ayuda, aprender autodefensa y comprender los procedimientos legales para denunciar el acoso sexual.

“Lo mejor que pueden hacer los jóvenes es hacer ruido, hablar por nosotros mismos. Porque no somos el futuro, somos el presente. No podemos esperar a que los adultos hagan las cosas por nosotros. Tenemos que defendernos a nosotros mismos y a las generaciones futuras “, dice Salma, que forma parte del Programa de Liderazgo Juvenil dirigido por el PNUD en asociación con ONU Mujeres.

FUENTE: TRIBUNA FEMINISTA


Más Noticias