Menú

Entérate

Julio 11, 2018

La original manera en la que activistas usaron la bandera LGBTI en Rusia


Los jóvenes de España, Holanda, Brasil, México, Argentina y Colombia se vistieron con las camisetas de sus selecciones y se organizaron de manera estratégica para llevar el símbolo por las calles de Moscú.

Un grupo de seis activistas LGBTI infiltró en Moscú, Rusia, de manera original la bandera que representa a la comunidad. Desde 2013 el presidente de Rusia, Vladimir Putin, promulgó una ley que prohíbe la difusión de cualquier tipo de propaganda de la comunidad LGBTI a menores de edad. Incumplir esa norma puede acarrear sanciones que van desde multas hasta la cárcel.

Cada uno de los jóvenes que promovió esta iniciativa de The Hidden Flag (La Bandera Escondida), vistió la camiseta de su respectiva selección (España, Holanda, Brasil, México, Argentina y Colombia). Después de eso caminaron uno al lado del otro de manera estratégica para representar la bandera por las calles de Moscú.

Guillermo León, quien lleva la camiseta verde de  la selección mexicana, le dijo a Verne que “llevar la bandera en la mano en Moscú supone un problema legal. De esta forma, creamos una manifestación alegre en un país donde se ha prohibido la alegría, que es la diversidad”. León añadió que todos se conocieron en la capital rusa, y algunos de los sitios que frecuentaron fueron  bares de la ciudad y el metro.

The Hidden Flag expone en su página web la importancia del símbolo que tiene los colores del arcoíris, pues fue creado por Gilbert Baker para que fuera “reconocible en el mundo entero y que la gente pudiera exhibirlo con orgullo”.

Por las prohibiciones que tiene el país anfitrión del Mundial hacia la comunidad LGBTI y, aprovechando que en junio se celebró el mes del orgullo gay a nivel mundial, decidieron hacer su denuncia en ese país. “Sí, a plena luz del día, delante de las autoridades rusas, de la sociedad y del mundo entero. Con orgullo”, explicaron su portal web.

Las normas rusas referentes a la comunidad LGBTI ha suscitado debate en el último mes. Minky Worden, directora de Humans Right Watch, realizó un artículo sobre este tema para The New York Times, pidiendo a la FIFA que exija el respeto de los derechos de esta población durante el evento más importante del fútbol.

“Establecer políticas en favor de los derechos humanos fue un primer paso fundamental para la FIFA. La parte complicada es implementarlas, en especial con anfitriones que tienen tendencias represivas y que buscan lavar, mediante las competencias deportivas, su imagen internacional”, señaló Worden.

Worden también expuso que el ambiente hostil para la comunidad LGBTI es tan fuerte que la organización FARE (que lucha en contra de la discriminación en el fútbol), le recomendó a los asistentes homosexuales que fueron al Mundial que no se tomaran de la mano de su pareja en público.

FUENTE: EL ESPECTADOR


Más Noticias